Las autoridades alemanas están investigando los antecedentes de un enfermero polaco acusado de asesinar a un paciente y robarle sus pertenencias, pues es probable que haya más víctimas.

La policía de Munich arrestó a Grzegorz Stanislaw Wolsztajn, de 36 años, por sospechas de haber asesinado a un jubilado de 87 años con inyecciones de insulina en febrero.

Las autoridades dicen que Wolsztajn confesó haber robado unos 1.210 euros (1.500 dólares) y dos tarjetas de crédito a la víctima.

Por lo menos otros cuatro pacientes estaban hospitalizados en estado de peligro.

DEJA TU COMENTARIO
UCC