En el peronismo hay un diagnóstico consolidado: la pata floja del modelo de Mauricio Macri es la economía. Por eso, algunos dirigentes del ala “dialoguista” comenzaron a armar un equipo de técnicos que saldrá a confrontar fuerte con las decisiones de la Rosada, como empezó a quedar en evidencia en las últimas 48 horas.
Miguel Peirano, Diego Bossio, Marco Lavagna y Osvaldo Giordano son algunos de los nombres del “dream team” en formación que coordina Miguel Pichetto, en diálogo permanente con Sergio Massa y los gobernadores peronistas, que lo eligieron para ese rol con el aval del tigrense.
Este gabinete económico “paralelo” ya alquiló oficinas cerca del Senado y planean organizar un acto de presentación -para el que aún no hay fecha definida- en el que Pichetto espera contar con Massa y los gobernadores, pero además sumar una figura central para el armado: Roberto Lavagna.
Es que la idea del grupo es posicionarse como un equipo capaz de hacerle frente a la crisis y creen que la figura de Lavagna colaboraría en transmitir una serie de garantías importantes en un momento de incertidumbre económica.
Se trata en rigor del primer paso de una operación política de mayor calado: Instalar un candidato presidencial de un peronismo de centro que le compita de igual igual a Cambiemos en el 2019. Por eso atrás del diagnóstico económico hay una definición política: Este sector no apoyará una candidatura presidencial de Cristina Kirchner.
Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Florencio Randazzo, Juan Schiaretti , José Manuel De la Sota y Alberto Rodriguez Saa son los nombres que por estas horas hay dando vueltas en ese círculo como potenciales candidatos a presidente.

Puntos de Vista – 2 de marzo de 2018 – Daniel Falduti

DEJA TU COMENTARIO
UCC