Antenoche, el juez Leandro Estrada envió a la cárcel a Damián Tallone, por considerar que hay pruebas suficientes para señalarlo como uno de los delincuentes que asaltaron a dos familias mercedinas a mediados de febrero. El camino que llevó a la Policía hasta él también condujo al secuestro de un arsenal y de un chaleco antibalas similar al que utilizan en la fuerza de seguridad, elementos que sospechan iban a ser utilizados en un robo más grande. Por el caso hay otra joven procesada, un detenido que está con prórroga y un prófugo.

Tallone tiene 21 años y es hermano de dos policías, a los que seguramente les dio un dolor de cabeza porque, siguiendo la pista del joven, Estrada ordenó allanar las instalaciones de la División Rápida de Intervención Motorizada (DRIM) de Villa Mercedes, donde trabaja uno de ellos, ante la sospecha de que el acusado había utilizado armamento de la Policía en los asaltos.

El 15 de febrero, a las 23:40, dos sospechosos irrumpieron en la casaquinta de una familia de apellido Reynoso, que festejaba el cumpleaños de una nena.

Los asaltantes estaban encapuchados y gritaron que pertenecían a la Policía. Uno tenía colocado un chaleco antibalas, blandía una escopeta Itaca y portaba una pistola 9 milímetros en la cintura; el otro también tenía chaleco y llevaba tres pistolas 9 milímetros.

Lo único que repetían era “¡¿Dónde vive el dueño de ‘Villa Pizza’?!”, y aunque se enteraron que no era allí igual despojaron a los presentes, unas siete personas, de varios objetos personales.

Luego tomaron a un miembro de la familia, lo obligaron a subir al Toyota Corolla de su tío, le exigieron que los llevara hasta la casa del dueño de “Villa Pizza” y al llegar, pecharon el portón con el auto robado y amenazaron a Claudia Zafferano y a su cuñado para que les entregaran dinero, aunque finalmente huyeron con las manos vacías.

 

DEJA TU COMENTARIO
UCC