Lo afirmó el intendente en conferencia de prensa en relación a los métodos aplicados por algunos gremialistas y el reclamo por el pago del sueldo de diciembre.

Sin luz al final del túnel. Así está la crisis económica y política en Villa de Merlo, tras no poder la municipalidad pagar los sueldos de diciembre, situación que derivó en un paro de los municipales que lleva casi una semana.

Esta mañana, en conferencia de prensa, el intendente Rody Flores brindó algunas explicaciones sobre cómo se llegó a esta situación aunque escatimó dar precisiones en materia de cifras, que hubieran ayudado a comprender el motivo de la crisis financiera. Flores habló acompañado por algunos de los integrantes de su gabinete; funcionarios a los cuales les pidió la renuncia el martes pasado. El secretario de gobierno Oscar Pérez y el secretario de economía, Eduardo Atencio se ubicaron al lado de Flores. Ambos son los más cuestionados del equipo de Flores, aunque el jefe comunal dijo y reiteró que es responsable de esta crisis. “Asumo absolutamente toda la responsabilidad de la situación que se ha planteado que es el no pago del salario del mes de diciembre”, dijo Flores.

El contexto en que se dio la conferencia marca también el momento político del oficialismo. Mientras el intendente hablaba ante los medios se conoció un comunicado de los concejales del peronismo donde piden a Flores un “urgente cambio de gabinete”. A esa hora, además, los ediles del PJ estaban acompañando al ministro de Infraestructura de la provincia Felipe Tomasevich quien puso en marcha la obra de remodelación del club San Martín. El único concejal que acompañó a Flores fue Jorge Donda.

A pesar que la crisis municipal tiene origen en la cuestión económica, Flores se mostró esquivo en dar cifras precisas de la economía municipal. Sí dijo que se necesitan unos 6.500.000 pesos al mes para pagar sueldos y se abonan entre “400.000 a 550.000 mil pesos” por mes de horas extras. El intendente no respondió sobre qué cantidad de dinero se recauda por tasas municipales ni porcentajes. También aseguró que la cifra de 15 millones de pesos de déficit anual no es cierta.

A la par que Flores avanzaba en sus explicaciones y respondiendo a consultas de la prensa, los integrantes del gremio de ATE continuaban cocinando en la vereda de la municipalidad en la denominada “olla popular”. También habían ingresado al municipio con bombos, silbatos y pancartas, hasta que la policía cerró las puertas de la intendencia. La actitud de los gremialistas fue cuestionada por el intendente. ATE no dejó salir los camiones recolectores de basura que están guardados en el predio de la Comisaria 42 y tampoco dejó salir los vehículos de Vialidad. Además dijo Flores que entorpecieron a los ciudadanos que querían pagar sus tasas municipales y no lo pudieron en el edificio municipal.

“Han entorpecido la labor municipal y hay motivaciones políticos ocultas y no tan ocultas detrás de los legítimos reclamos. Hay un accionar directo contra la municipalidad y en forma indirecta contra la comunidad de Villa de Merlo”, dijo Flores. Sus palabras apuntaron a las acciones de ATE que no dejan que se pongan en marcha los servicios de emergencia.

Si bien ATE es quien lidera la posición más dura, no todos los trabajadores responden a ese sector gremial. Algunos empleados están nucleados en UPCN y la mayoría a ninguno de los dos gremios. Los métodos llevados adelante por ATE en Villa de Merlo están generando reclamos de comerciantes y vecinos.

SIN NOVEDAD EN LOS PAGOS

Flores reiteró que la oferta del municipio para pagar los sueldos de diciembre es con una entrega a cuenta de 5000 pesos, que desde este viernes cobran los trabajadores con cheques emitidos por la comuna, y el saldo será abonado el 23 de enero. Esa propuesta fue rechazada por los gremios. La ayuda financiera de provincia para aliviar la situación por ahora no llega y no hay señales políticas a favor del municipio.

Cómo se llegó a esta situación aún no se explica con claridad. Hoy el intendente Flores dijo que diciembre es un mes de “muchos gastos”, destinados a poner en marcha la temporada y pagar aguinaldos. Una posibilidad es que por alguna decisión se haya priorizado el pago a proveedores y los recursos para los sueldos resultaron insuficientes. Además, se suma la decisión unilateral del banco Supervielle de no conceder más descubierto, que bloquea la chance de poder contar dinero para el pago de salarios.

Mientras crece la tensión, la dirigencia política local del peronismo espera por las señales políticas de provincia. El final de esta crisis está abierto a cualquier posibilidad. Cómo se sale del túnel aún es un misterio. 

DEJA TU COMENTARIO
UCC