La sacudida que registró el dólar se trasladará a los precios y ahondará las dificultades que afronta el equipo que conduce el presidente Mauricio Macri para cumplir con su promesa de combatir la inflación. Si bien desde el Gobierno trataron de enviar un mensaje de “tranquilidad”, el escenario que se vislumbra a futuro presenta más dudas que certezas.

Entre otras cosas, se encarecerán las compras en el supermercado, en un contexto de contracción del consumo, efecto de la pérdida del poder adquisitivo. El alza llegará a las góndolas porque la primera reacción de un empresario ante estos saltos en el mercado de divisas es tratar de trasladar los costos que se le vienen.

En cuanto aumentará dependerá de cada producto, pero nuestro país tiene la particularidad que los principales productos de la canasta básica alimenticia son también los que se exportan y en consecuencia el aumento del dólar hace que estos aumenten ( carne, harina, aceite). En consecuencia debería haber un pico de aumento en mayo y algún arrastre a junio, con la particularidad bien de nuestro país que aunque luego el dólar baje los precios difícilmente lo hagan.

Argentina es un país sin memoria y esta historia ya la vivimos.

Esperemos que el final sea distinto.

Escucha Puntos de Vista con Daniel Falduti.

 

PUBLICA_GRATIS/

DEJA TU COMENTARIO
UCC