Siempre nos hacemos la misma pregunta, cuando algún ser querido se nos van demasiado pronto, sería que tendrían alguna enfermedad que nunca pudimos saber, o simplemente que cada organismo no son iguales y hay momentos de nuestras vidas a las cuales nos creemos que todo lo podemos hacer o cumplir y que a veces nos equivocamos y en algunas circunstancias no tenemos vuelta atrás.

Jamás debemos pensar que si hacemos o no las cosas, nos pueden ocurrir cosas fatales, porque estaríamos perdiendo las ganas de salir a vivir la vida, de rencontrarnos con un mejor laburo o simplemente sortear una prueba más que se nos ponen en nuestro camino y que a veces no sabemos o no queremos solucionar y que a la larga no podrían haber puesto en un lugar mejor y con una posibilidad de mejoría económica.

Pero esto no es estar mejor o peor en cuanto a la cantidad de plata que puedas llegar a obtener a lo largo de tu vida, porque siempre pasa que las personas que uno estima, quiere, o simplemente es un buen compañero de trabajo, le ocurre una desgracia y no lo tenemos más junto a nosotros, sea cual sea el accidente, esos momentos no son los mejores de escuchar o ver.

Solo que esos instantes de muchas personas que hemos estado charlando, compartiendo un café o haberlo saludado en la calle y al otro día , ya no está con vida, nunca llegamos a comprender que le paso, como fue, que iso mal y un sin número de preguntas que jamás podremos respondernos, porque las cosas pasan y hay algunas que las podemos evitar y otras ni si quiera sabemos cuándo pueden llegar a ocurrir.

Nosotros como seres humanos y personas creyentes sabemos que nadie está exento de que nuestra vida tiene un principio y un fin, pero es muy cierto que nadie sabe cuándo será nuestra partida, por eso las personas que han contraído alguna enfermedad o han tenido un feo accidente, las posibilidades de seguir con vida, son escasas y en otras situaciones, no podemos digerir porque pasa y en qué momento, porque siempre va a ser un momento feo y triste y por más que tenga mucha o poca edad, la vida de las personas son  todas iguales, ya que los procesos naturales, de nacer, crecer, reproducirse y morir, los pasamos todos los seres humanos.

Creo que lo más positivo de esto es haber podido en el corto o largo plazo de nuestras vidas, dejarnos algo al prójimo, a nuestros hijos, hermanos, padres o abuelos, esposas o esposos, para que nos quede algo de ese ser que ya en la tierra cumplió su ciclo y que nosotros jamás podremos aceptar.

DEJA TU COMENTARIO
UCC