Lo ordenó el presidente Maduro ante el incremento del contrabando de productos de primera necesidad.

En medio de la falta de alimentos y medicamentos que vive Venezuela, y que está provocando la reacción de la población, el presidente Nicolás Maduro ordenó cerrar durante tres días las vías aéreas y marítimas hacia las islas caribeñas de Aruba, Curazao y Bonaire para combatir presuntas “mafias” de contrabando de bienes básicos y recursos mineros. La medida, anticipó, puede extenderse aún más tiempo.

“A partir de hoy -por el viernes-, durante 72 horas se cierran todas las comunicaciones por aire y mar con Aruba, Curazao y Bonaire para establecer una reestructuración y una defensa de los intereses económicos de Venezuela”, afirmó durante una reunión del consejo de ministros transmitido por la cadena de televisión estatal VTV.

Venezuela bloquea la conexión aérea y marítima con Aruba, Curazao y Bonaire

Maduro argumentó que el cierre con las islas caribeñas era para evitar el contrabando y las “mafias”. (EFE)

“Yo no quería tomar una medida como ésta, pero estoy dispuesto inclusive a tomar una medida más radical”, agregó el mandatario, que exigió a los gobiernos de las tres islas caribeñas alcanzar un acuerdo para “el control del contrabando” y “el establecimiento de un comercio sano”.

El presidente venezolano atribuye la severa escasez de alimentos y medicinas que sufren los venezolanos, combinada con una espiral hiperinflacionaria, a la especulación con los precios por parte de empresarios y comerciantes y al contrabando de productos subsidiados hacia el Caribe y las ciudades fronterizas colombianas de Maicao y Cúcuta.

Venezuela, dependiente de las importaciones, ha reducido drásticamente sus compras externas ante la caída de los ingresos petroleros, que aportan 96% de sus divisas.

Maduro ordenó en agosto de 2015 el cierre de la frontera con Colombia, tras denunciar una emboscada contra una patrulla de la Fuerza Armada militar por parte de paramilitares. Un año después fue reabierto el paso peatonal.

DEJA TU COMENTARIO
UCC