Aprender a ser padres

Enseña a tus hijos a decir "gracias", "por favor" o "buenos días" y se convertirán en buenas personas

Enseñar modales a tus hijos es prepararlos para que se conviertan en adultos amables y exitosos
jueves, 13 de febrero de 2020 · 17:13

Los buenos modales no tienen que ver con la edad de una persona, por el contrario es importante enseñar a los niños desde pequeños a demostrar educación, para que en un futuro se conviertan en ciudadanos que respeten a otras personas, sin tener la necesidad de dañar a nadie.

“Por favor”, “buenos días”, “buenas tardes”, “gracias”, “disculpa”, etc, son palabras simples, pero poderosas, más allá de ser un simple acto de cortesía, al enseñarle a los niños su importancia, estaremos invirtiendo en sus emociones, valores sociales y reciprocidad.

“Para que el niño desarrolle valores debemos lograr que conozca el bien, ame el bien y haga el bien. O sea que entienda los valores, que adhiera afectiva y emocionalmente a los mismos y que fundamentalmente los manifieste en acciones”, comentó María Lourdes Majdalani, máster en Educación y directora del Centro para el Desarrollo Moral de Fundación Majdalani, al diario La Nación.

Claro que para lograr que los niños desarrollen este tipo de valores es importante que los padres también los fomenten, ya que un pequeño aprende del ejemplo. Aunque los niños generalmente son bondadosos, solo cuando maduran entiende la importancia de expresar las palabras adecuadas, en el momento necesario.

Los actos de cortesía y educación deben estar dirigidos a todas las personas, sin importar su edad, sexo, religión, cultura o cualquier otra diferencia que pueda verse a simple vista. Todas las personas merecen respeto por igual y por es importante que los padres lo expliquen.

De acuerdo a especialistas como Jean Piaget, la mejor edad para comenzar a enseñarle a un niño modales es entre los 2 y 7 años, ya que es donde se forma el estadio de inteligencia intuitiva y los niños comienzan a entender de manera progresiva lo que es el respeto, la empatía, el sentido de la justicia y la reciprocidad.

Los niños son como las esponjas, absorben todo lo que oyen y ven, es por eso que resulta importante enseñarle la forma correcta de interactuar con otras personas. Cuando se educa con respeto, también se está educando con amor y al final del día el amor es todo lo que necesitamos para convertirnos en adultos felices, amables y capaces de ayudar a otros.

https://www.i24mujer.com/

0%
Satisfacción
100%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios