MUNDO

Hallaron un buque de guerra alemán hundido durante una batalla histórica frente a las Islas Malvinas

Es el SMS Scharnhorst, buque insignia del Escuadrón de Asia Oriental, destruido en un combate contra naves británicas en el Atlántico Sur durante la Primera Guerra Mundial. Fue encontrado por el Seabed Constructor, el mismo barco que dio con el submarino argentino ARA San Juan
jueves, 05 de diciembre de 2019 · 11:24

Los restos del poderoso crucero acorazado alemán SMS Scharnhorst, hundido en los primeros meses de la Primera Guerra Mundial frente a las Islas Malvinas, fueron hallados en el fondo del mar por el buque de exploración Seabed Constructor, informó este jueves una asociación histórica del Reino Unido que lideró la búsqueda.

El Scharnhorst, comandado por el almirante Maximilian Johannes Maria Hubert Reichsgraf von Spee, fue el buque insignia de la Escuadra de Asia Oriental que combatió para el imperio alemán principalmente en el Océano Pacífico y durante los inicios del conflicto bélico, hasta resultar casi enteramente destruida en una acción de la Marina Real del Reino Unido que fue conocido como la Batalla de las Islas Malvinas, el 8 de diciembre de 1914.

El descubrimiento realizado por el Seabed Constructor, a las órdenes del Falklands Maritime Heritage Trust (Fideicomiso para Patrimonio Histórico Marítimo de las Islas Malvinas), se enmarca en una búsqueda general de los cuatro buques de guerra alemanes hundidos ese día, iniciada en 2014 con motivo del centenario de la batalla, según reportó la organización en un comunicado oficial distribuido por PRNewswire.

La nave multipropósito Seabed Constructor, cuya dueña es la compañía británica de exploración Ocean Infinity, es la misma que fue utilizada en 2018 para buscar y finalmente hallar el naufragio del submarino argentino ARA San Juan tras su desaparición un año antes. En el hecho perdieron la vida los 44 tripulantes.

 

Además del SMS Scharnhorst, encontrado en abril de 2019 pero reportado apenas este jueves, también se están buscando los naufragios del crucero acorazado SMS Gneisenau y los cruceros ligeros SMS Nürnberg y SMS Leipzig.

Para encontrar el buque insignia del almirante Von Spee el Seabed Constructor debió desplegar cuatro vehículos autónomos submarinos y explorar un área de 4.500 kilómetros cuadrados de lecho submarino. El Scharnhorst fue hallado en el tercer día de este último intento y con la ayuda de sonares avanzados, a unas 98 millas náuticas (unos 181 kilómetros) de Puerto Argentino, la capital de las Islas Malvinas, y a una profundidad de 1610 metros.

El SMS Scharnhorst, busque insignia de la Escuadra de Asia Oriental (U.S. Office of Naval Intelligence)

El SMS Scharnhorst, busque insignia de la Escuadra de Asia Oriental (U.S. Office of Naval Intelligence)

Durante la batalla de las Islas Malvinas murieron casi 1.900 marineros, casi todos alemanes, por lo que la tripulación del Seabed Constructor realizó un acto conmemorativo en honor a los caídos luego de hallar el naufragio, el cual además no fue tocado en señal de respeto. El Falklands Maritime Heritage Trust, por su parte, buscará ahora que el sitio sea protegido por ley.

Desde el inicio de la búsqueda en 2014 la productora británica TVT ha estado acompañando a la expedición, grabando numerosas instancias del proceso. Las primeras imágenes de este documental sobre un episodio fundamental en la historia del Reino Unido y Alemania están siendo exhibidas en estos días.

“Es con emociones encontradas que anunciamos el descubrimiento del SMS Scharnhorst. Tras una búsqueda que comenzó hace 5 años, en el centenario de la batalla, estamos muy orgullosos de poder echar luz sobre este punto decisivo en la Primera Guerra Mundial, y por tanto un hito en la historia moderna”, expresó el líder de la expedición, Mensun Bound, en el comunicado oficial.

El buque tenía una tripulación de 840 hombres cuando fue hundido (Cortesía del Falklands Maritime Heritage Trust)

El buque tenía una tripulación de 840 hombres cuando fue hundido (Cortesía del Falklands Maritime Heritage Trust)

“El momento del descubrimiento fue extraordinario. Muchas veces estamos persiguiendo sombras en el lecho submarino, pero cuando el Scharnhorst apareció por primera vez en las pantallas, no había duda de que era uno de los miembros de la flota alemana. Podías incluso ver los impactos de los proyectiles. Entonces enviamos un minisubmarino para explorar y de repente el crucero apareció entre la oscuridad con sus armas apuntando en todas direcciones”, relató.

El Scharnhorst, bautizado en honor al general Gerhard von Scharnhorst, uno de los principales líderes alemanes durante las guerras napoleónicas, entró en servicio en la marina imperial de Alemania en 1907. Se trataba de uno de los nuevos cruceros acorazados que estaban siendo diseñados en esa época, buques que sin llegar a las dimensiones y capacidades de un acorazado convencional, tenían un blindaje y armamento reforzados pero retenían la velocidad y flexibilidad de los cruceros. Su desplazamiento rondaba las 13.000 toneladas y estaba dotado de ocho cañones de 210 milímetros en sus baterías principales.

*Hacé click acá si no podés visualizarlo

Una larga y peligrosa travesía en los primeros días de la Gran Guerra

Cuando la Primera Guerra Mundial estalló en julio de 1914, el Scharnhorst se encontraba en la Micronesia y ya era el buque insignia del Ostasiengeschwader, el Escuadrón de Asia Oriental creado para proteger las colonias alemanas en esa parte del mundo. Tras reunirse con los restantes miembros de la unidad, y considerando la inferioridad de fuerzas frente a las marinas combinadas del Reino Unido, Japón, Australia y Nueva Zelanda, enemigos de Alemania, el escuadrón recibió las órdenes de comenzar una larga travesía a través del Pacífico, para cruzar luego hacia el Atlántico en el Cabo de Hornos y emprender el retorno a Europa. En el camino hostigaría las rutas comerciales vitales para el abastecimiento del Reino Unido.

Frente a las costas chilenas la escuadra de Von Spee debió enfrentarse a una flota británica que le perseguía de cerca. El combate llegó a conocerse como la Batalla de Coronel, el 1 de noviembre de 1914, y fue una gran victoria para las naves alemanas, que hundieron cuatro cruceros británicos sin perder a ninguno de los suyos. Más de 1.600 marineros británicos murieron ese día, uno de los peores en la historia de la marina real, tras lo cual Londres redobló sus esfuerzos para destruir al Escuadrón de Asia Oriental.

Los restos del SMS Schanrhorst fueron hallados por el buque multipropósito Seabed Constructor (Ocean Infinity)

Los restos del SMS Schanrhorst fueron hallados por el buque multipropósito Seabed Constructor (Ocean Infinity)

La revancha llegó un mes después frente a las Islas Malvinas, un archipiélago reclamado por Argentina y el Reino Unido y que por ese conflicto fue escenario de otra guerra en 1982, sin que ninguno de los dos países haya abandonado su posición. En 1914 las islas albergaban una base naval de abastecimiento para la marina británica.

Las naves de Von Spee, que acababan de cruzar el Cabo de Hornos, se aproximaron a las islas con la intención de atacar la guarnición británica, pero fueron interceptadas por una gran fuerza de modernos cruceros de batalla, aún más poderosos que los cruceros acorazados, y varias otras naves que habían sido enviadas por el almirantazgo británico, comandado en ese entonces por un joven Winston Churchill, con el objetivo preciso de frenar al Escuadrón de Asia Oriental y vengar las pérdidas en Coronel.

Superados en número y en potencia de fuego, los buques alemanes fueron hundidos uno a uno, dejando un saldo de más de 1.800 muertos, incluyendo al almirante Von Spee y sus dos hijos, oficiales en la escuadra, y 200 capturados. Sólo el crucero ligero Dresden logró escapar, iniciando una larga travesía en solitario que culminaría en 1915 y en el lejano archipiélago Juan Fernández, en el Pacífico Sur.

Desde aquel día, todos los 8 de diciembre los habitantes de las Islas Malvinas conmemoran la batalla que llevó a la Primera Guerra Mundial a las lejanas aguas del Atlántico Sur y que, para muchos analistas, frenó las aspiraciones imperiales de Alemania en el Pacífico.

“Ha pasado menos de un mes desde el Día del Recuerdo [11 de noviembre], cuando conmemoramos los millones que murieron en la Primera Guerra Mundial y en los conflictos subsecuentes. Un episodio de ese conflicto fue la Batalla de las Islas Malvinas en 1914. La búsqueda que organizamos tiene como objetivo ubicar todas las naves del escuadrón alemán, para que podamos aprender más sobre la batalla y conmemorar a los que murieron”, indicó Donald Lamont, presidente del Falklands Maritime Heritage Trust, en el comunicado enviado por la institución.

La Escuadra de Asia Oriental alemana en Valparaíso, Chile (Naval History and Heritage Command)

La Escuadra de Asia Oriental alemana en Valparaíso, Chile (Naval History and Heritage Command)

La noticia del hallazgo del Scharnhorst tuvo también un fuerte impacto en Alemania, donde los descendientes de quienes participaron en la batalla tendrán ahora información más precisa sobre el lugar en el que descansan los restos de sus seres queridos.

“Hablando como uno de los muchos familiares afectados por las fuertes bajas sufridas el 8 de diciembre de 1914, el descubrimiento del SMS Scharnhorst es algo agridulce”, expresó Wilhelm Graf Spee, descendiente del almirante en jefe del Escuadrón de Asia Oriental.

“Nos reconforta que se haya encontrado el lugar de descanso final de tantos, que ahora podrá ser preservado, pero al mismo tiempo nos recuerda la gigantesca pérdida de vida. Como familia hemos perdido a un padre y sus dos hijos en un sólo día. Como las miles de otras familias que sufrieron pérdidas inimaginables durante la Primera Guerra Mundial, los recordamos y debemos asegurarnos que su sacrificio no haya sido en vano”, concluyó.

Infobae 

3
1
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
100%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios