Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
 
 
 
 
Nacional

Alberto Fernández le ofreció a Putin que Argentina sea “la puerta de entrada de Rusia a América Latina”

La decisión de poner al país como aliado estratégico de Moscú en la región, fue anunciada por el Presidente durante un encuentro que mantuvo con el líder ruso en el Kremlin

Alberto Fernández hizo un formidable favor diplomático a Vladimir Putin, que está aislado de Estados Unidos y Europa por su escalada bélica contra Ucrania. Durante su presentación ante el líder ruso, al comienzo del cónclave bilateral que protagonizaron en el Kremlin, el Presidente planteó que el país puede ser la puerta de entrada de Moscú a América Latina y cuestionó la relación geopolítica que la Casa Blanca y el Fondo Monetario Internacional (FMI) mantiene desde hace décadas con la Argentina.

“El contexto es muy favorable para vincularnos más entre Rusia y la Argentina. Tenemos que ver la manera de que Argentina se convierta en una puerta de entrada de Rusia en América Latina, para que Rusia ingrese de una manera más decidida”, enfatizó Alberto Fernández ante Putin.

Durante su presentación, el jefe de Estado añadió que “Argentina particularmente vive una situación muy especial producto de su endeudamiento y de la situación económica que me tocó heredar. Desde los años 90 en adelante, Argentina ha volcado su mirada muy firmemente en los Estados Unidos. Y depende mucho la economía argentina de la deuda que tiene con los Estados Unidos. Con el Fondo Monetario y la influencia que Estados Unidos tiene en el Fondo”.

Y finalmente remató: “Yo estoy empecinado en que Argentina tiene que dejar esa dependencia tan grande que tiene con el Fondo y con Estados Unidos. Y tiene que abrirse camino hacia otros lados. Y ahí es donde me parece que Rusia tiene un lugar muy importante”.

Tras estas inesperadas declaraciones, cuando aún está pendiente el acuerdo con el FMI que ayudó a destrabar la administración de Joseph Biden, el jefe de Estado y Putin almorzaron a solas.

La reunión bilateral entre ambos mandatarios comenzó con una hora de retraso. Los controles sanitarios para ingresar al Kremlin son extremos, y nadie puede pasar hasta que se constate que todos los PCR dan negativo.

Alberto Fernández aguardó en sus habitaciones del Metropol hasta que terminaran los controles contra el COVID-19, y luego se movió en una limusina negra con bandera argentina para iniciar su reunión de trabajo con Putin.

La capital de Rusia amaneció totalmente nevada y cuando el Presidente se trasladó desde el hotel Metropol al Kremlin, los termómetros de los celulares marcaban 4 grados bajo cero.

En el Kremlin ya estaban Santiago Cafiero (Canciller), Martín Guzmán (Ministro de Economía), Gabriela Cerruti (Portavoz presidencial) y Eduardo Valdes (Diputado), entre otros miembros de la delegación oficial.

La comitiva se mantuvo afuera de la reunión bilateral. Putin protege su condición sanitaria, hace muy pocos encuentros presenciales, y en esta oportunidad aceptó que Alberto Fernández estuviera acompañado por los traductores oficiales. Uno por cada presidente.

El jefe de Estado sólo viajaba a Beijing invitado por Xi Jinping para participar en la inauguración de los Juegos Olímpicos de invierno. En este contexto, la Casa Rosada solicitó al Kremlin una reunión con Putin en Beijing, y la cancillería rusa propuso que el Presidente visitará Moscú antes de llegar a China.

“Sí”, contestó Alberto Fernández sin dudar.

Y mantuvo su viaje pese al ruido de tambores en Europa y a la crisis política que causó Máximo Kirchner al renunciar como titular de la bancada oficialista en Diputados.

Alberto Fernández valora la ayuda sanitaria que aportó Rusia cuando la pandemia arrasó al país en 2020. El jefe de Estado había tenido un contacto fugaz con Putin en Jerusalem, y a continuación construyó un fuerte vínculo con Moscú que permitió acceder a millones de dosis de la vacuna Sputnik V.

El líder ruso respaldó todas las iniciativas de la Casa Rosada en el G20 para aplacar los efectos económicos de la deuda externa contraída en tiempos de Macri, y será un voto a favor cuando se trate el caso argentino en el board del FMI.

Alberto Fernández estudió la historia geopolítica de la Guerra de Malvinas y conoce el papel que tuvo la Unión Soviética cuando las tropas argentinas enfrentaron en las peores condiciones a los cuerpos de élite del Reino Unido.

A casi 40 años de la derrota en el Atlántico Sur, el presidente agradecerá a Putin la colaboración del Kremlin ante la ofensiva constante de Margaret Thatcher y su actual respaldo a todas las acciones diplomáticas del país para recuperar la soberanía en las Islas.

Alberto Fernández llegó el miercoles al aeropuerto internacional Vnúkovo de Moscú. Fue recibido por el vicecanciller ruso, Sergei Ryabkov, y a continuación viajó media hora hasta el hotel Metropol. Nevaba en la Plaza Roja, y cerca de la medianoche (18 hs. de la Argentina) se reunió con el canciller Santiago Cafiero para preparar el cónclave con Putin.

El líder ruso pretende mejorar los volúmenes de intercambio comercial, profundizar las inversiones en Vaca Muerta y lograr la construcción de una central nuclear, en silenciosa competencia con China. Alberto Fernández y Putin tendrán un encuentro previo y después almorzaran a solas en un bellísimo salón del Kremlin.

Además del encuentro reservado entre ambos mandatarios, está prevista una declaración conjunta frente a la prensa para ratificar los vínculos históricos que unen a la Argentina y Rusia. No habrá preguntas, y menos aún cuando Putin amenaza con invadir Ucrania y transformar la economía europea en un caos sin respuesta aparente.

La gira por Rusia es relámpago: apenas 20 horas. Alberto Fernández y su comitiva no tendrán mucho tiempo para recorrer la Plaza Roja y detenerse en silencio ante la tumba del soldado desconocido, que exhibe una llama encendida para siempre en homenaje a los caídos en la Segunda Guerra Mundial.

Al mediodía (18 hs. en Moscú), el presidente abordará un avión chárter de Aerolíneas Argentina para viajar hasta Beijing. Al margen de la inauguración de los Juegos Olímpicos, Alberto Fernández tiene previstas dos reuniones clave con XI para profundizar la relación bilateral entre ambos países.

China pretende construir una central nuclear, vender armamento sofisticado, participar en los negocios tecnológicos de Quinta Generación (5G), multiplicar sus inversiones en litio y lograr que Argentina se sume al proyecto geopolítico de la Ruta de la Seda.

Una apuesta muy ambiciosa en medio de la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Joseph Biden desconfía de Xi y Estados Unidos tiene peso decisivo en el directorio del FMI.

No es un secreto de Estado que Alberto Fernández necesita cerrar con el Fondo para evitar un nuevo default de la Argentina.

Fuente y Foto: Infobae

RUSIA FMI MALVINAS
0%

Satisfacción Satisfacción

0%

Esperanza Esperanza

0%

Bronca Bronca

0%

Tristeza Tristeza

0%

Incertidumbre Incertidumbre

0%

Indiferencia Indiferencia

Te puede interesar

Teclas de acceso