Boca perdió en su último amistoso de la gira

Boca no hizo pie en el césped sintético del estadio de Tijuana y cerró la gira por Estados Unidos y México con una derrota que más que por el resultado, preocupa por el rendimiento.
jueves, 11 de julio de 2019 · 04:19

Boca no dejó una buena imagen en su último partido antes de la serie por la Copa y perdió frente al Tijuana. Jugó feo y estuvo muy impreciso. Alfaro se fue preocupado como cierre de pretemporada, como puesta a punto final de cara al partido frente a Paranaense de acá a dos semanas, el partido de anoche ante Xolos de Tijuana no fue tal. Fue para Boca más un compromiso incómodo, con mucho cambio entre un tiempo y otro, que un ensayo general proyectado al compromiso por la Libertadores. A Boca le costó un montón adaptarse al campo de césped sintético (ojo que el piso del Arena da Baixada de Curitiba tiene un césped del estilo, aunque mezclado con pasto natural), le faltó intensidad mental, compromiso con lo que se estaba jugando, en parte justificado porque este amistoso tuvo más una razón comercial que deportiva. Antes del partido, a Boca se le lesionaron dos titulares (Benedetto y Licha López). Y esa situación habrá jugado en la cabeza de los futbolistas.

Porque una cosa era la intención de Alfaro (intenso, cerca de la línea lateral, arengando y moviendo las manos pidiéndole más al equipo, con un lenguaje corporal obvio) y otra lo que pasaba adentro. Boca fue un equipo desparejo, que de a ratos presionaba alto y en la jugada siguiente se metía atrás para contragolpear, para no hacer bien ni una cosa ni la otra. En el primer tiempo, Tevez y Wanchope casi no la tocaron y el equipo no pateó al arco, en un sinfín de avances torpes, tremendamente imprecisos, sin plan de juego. Atrás sufrió algún ataque de Xolos por alguna mala salida (Almendra) y no mucho más.

 

Para el ST, Alfaro dejó a la dupla central (no tenía mucho más) y a Wanchope (Pipa se lesionó...), con tanto cambio quedó claro que el partido no tenía mucho valor que digamos. De todas maneras, si hay alguna conclusión en pie, es que Villa le saca una enorme luz de ventaja a Pavón (más preocupado en cuál será su próximo club que en levantar su nivel), por confianza y soltura en el juego. Y que Mauro Zárate puede ser cualquier cosa menos suplente. Quizá sea injusto que Tevez vaya al banco, pero en el caso de MZ ya roza el ridículo.

El Boca bis tuvo algo más de actitud. Más precisión, más directo, para no exponerse a perder la pelota por culpa de la cancha. Un par de centros de Mauro, un par de piques de Villa, un cabezazo de Goltz en el travesaño, un tiro libre picante de Alexis... Con poco fue más que la otra versión. Xolos también tuvo sus chances (la más clara, una de Nahuelpan solito con Andrada). Al final del día, Alfaro no tiene mucho que probar: la parte sustancial de la pretemporada pasó sin refuerzos (a excepción de Alexis) y deberá afrontar la instancia que sigue de la Copa con los mismos del año pasado. El rostro disconforme del DT evita sacar más conclusiones...

 

Valorar noticia

33%
Satisfacción
33%
Esperanza
33%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios