“Las mentiras de Alberto Fernández”: la columna de Alfredo Leuco sobre el candidato de Cristina Kirchner

El periodista afirma que a Alberto Fernández ahora quieren ponerlo “en el altar de la moderación”, pero fue “el brazo ejecutor de la mayoría de las tropelías delictivas y antidemocráticas” de Néstor Kirchner. El texto completo.
martes, 28 de mayo de 2019 · 17:51

El periodista Alfredo Leuco escribió una columna en la cual define a Alberto Fernández como "el brazo ejecutor de la mayoría de las tropelías delictivas y antidemocráticas" de Néstor Kirchner en el poder.

El texto dedicado al dirigente que Cristina Kirchner nominó para encabezar su fórmula presidencial se titula "Las mentiras de Alberto".

A continuación, la transcripción completa:

El kirchnerismo es una enciclopedia de engaños y truchadas. Es muy difícil encontrar algo cierto en su discurso. Pero la novedad es que ahora, se está intentando instalar dos nuevas mentiras que son como dos caras de una misma moneda. Es una moneda falsa que como suele ocurrir la acuñan los delincuentes y la hacen circular los honestos. La fragilidad de la memoria colectiva es la tierra fértil para que semejantes falsedades puedan tener algún viso de credibilidad. Una dice que Néstor era bueno y que Cristina es mala. Y la otra asegura que Alberto Fernández es un dirigente razonable y prudente que va a ser como Néstor. La dos son falacias grandes como el glaciar Perito Moreno. Pero el paso del tiempo hace que alguna gente, y algunos periodistas, compren esos buzones.

Vamos por partes. Es cierto que Cristina hizo un desastre económico, multiplicó los mecanismos de corrupción de estado y potenció un autoritarismo típico de un chavismo kirchnerista o del nacional populismo.

Pero ella fue la continuadora de esa metodología del choreo, la extorsión y la persecución de los disidentes. El jefe y el fundador de todo fue Néstor. Desde que fue intendente y gobernador hasta que llegó a la presidencia de la Nación, lideró la asociación ilícita que produjo el robo del siglo y abrió la grieta que sembró el odio entre los argentinos.

A las pruebas me remito. Parece mentira que haya que recordarlo pero algunos ingenuos y otros no tanto, repiten ese verso. Es cierto que Cristina fue la persona que más daño le hizo a la democracia y la que más daño puede hacerle si vuelve al poder. Pero todos los venenos los inventó Néstor.

¿Quién comenzó las relaciones carnales con Hugo Chávez? ¿Quién armó la contra cumbre en Mar del Plata con Chávez y Diego Maradona? ¿Quién se repartió con Chávez 50 millones de dólares en efectivo producto de una estafa a los pueblos hecha con una bicicleta financiera aprovechando el dólar negro? ¿Este robo a mano armada fue denunciado por Claudio Uberti, un arrepentido que estuvo años al lado de los K y que lideró la embajada paralela en Venezuela. Es más contó que la parte de Néstor llegó en un avión especialmente fletado en billetes verdes contantes y sonantes?

¿Quién hizo todo esto? Néstor. Fue Néstor.

¿Quién armó el sistema de sobreprecios y recaudación de coimas y lavado de dinero más colosal de la historia democrática argentina? ¿Quién parió a Lázaro Báez y lo convirtió de bancario en magnate o diseminó millones en las arcas de Cristóbal? ¿Quién recibía de Daniel Muñoz los bolsos llenos de euros y dólares sucios y los escondía en la casa de su madre María Ostoic después de bajarlos del avión presidencial que jamás tuvo un control de la policía aeroportuaria? ¿Quién mandaba a Roberto Baratta a pasar la gorra en las empresas cartelizadas de obras públicas? ¿Quién recibía el botín de Ricardo Jaime que afanaba en el rubro ferrocarriles, colectivos y transporte en general? ¿Quién llevaba la libretita con los saldos de las cuentas? ¿Quién hizo desaparecer en el aire como por arte de magia los mil millones de dólares que Domingo Cavallo le pagó como reconocimiento a las regalías petroleras mal liquidadas en los tristemente célebres Fondos de Santa Cruz?

¿Quién fue el cerebro y el capo de la mafia de la cleptocracia? Néstor. Fue Néstor.

¿Quién fue el que destruyó el gran trabajo de superávits gemelos, inflación controlada, ahorro en pesos y crecimiento en marcha que dejó Roberto Lavagna cuando se fue del gobierno y como continuidad de la tarea de Jorge Remes Lenicov y Eduardo Duhalde? ¿Quién fue el que ordenó a Guillermo Moreno, (a) el rottwailler, según Alberto, para entrar a punta de pistola y con una patota al INDEC a destruir la credibilidad y la excelencia de un organismo de gran prestigio en la región. ¿Quién fue el que por miedo a los cacerolazos de la clase media empezó a regalarle la luz, el gas y el agua a los que vivían en el área metropolitana y castigó a los habitantes del interior con tarifas altísimas que finalmente produjeron el colapso de la energía pese a que durante el gobierno del doctor Raúl Alfonsín había autoabastecimiento? ¿Quién fue el que le ordenó a los piqueteros de Luis D’Elía que rodearan las estaciones de servicio de Shell y llamó a que no le compraran una latita de aceite? ¿Quién fue el ideólogo de la apropiación de la fabrica de billetes, Ciccone Calcográfica?

¿Quién fue el que humilló a Lavagna, forzó su renuncia y por eso empezó la decadencia en la economía? ¿Quién fue el que maltrató a Lavagna porque denunció la cartelización de la obra pública? Néstor. Fue Néstor.

¿Quién fue el que quiso primero comprar y luego quebrar al grupo Clarín? El que instaló la frase Clarín Miente o Clarín estás nervioso y fue tan cobarde para desafiar a simples movileros o cronistas que ganaban modestos sueldos al decirle: yo sé quién te manda a vos, solo por hacer una pregunta? ¿Quién fue el que utilizó como nunca en la historia la pauta publicitaria para sojuzgar a medios y periodistas independientes y para premiar a los chupamedias como Rudy Ulloa Igor, Sergio Szpolski y Diego Gvirtz, entre tantos otros? ¿Quién fue el que llamaba personalmente a los dueños de los medios para que despidieran a periodistas que no eran de su agrado? ¿Quién echó de radio Nacional a Pepe Eliaschev? Lo pueden googlear o buscar en los archivos. Le doy los datos. El 14 de octubre del 2006 yo publiqué en la tapa del diario “La Nación” una columna titulada “Libertad de prensa de baja intensidad”. La primera frase era la siguiente: “Este es el momento del menor libertad de prensa en la Argentina desde 1983”. Ahí cuento algunos de los mecanismos novedosos de censura y extorsión al periodismo que Kirchner “utiliza con feroz eficiencia y sin ninguna culpa, tal como ejerce el poder”, Esto es textual. Repito: año 2006. En esa columna que me costó muchas agresiones y estigmatizaciones yo enumeré 10 razones que me llevaron a afirmar que ese era el peor momento para la libertad de prensa. Agresiones de hecho. Joaquín Morales Solá recibió amenazas al día siguiente de que Kirchner leyera una nota elogiosa hacia el genocida Videla que atribuyó falsamente al columnista. La utilización de la billetera del estado como premio y castigo y la presión a los empresarios privados para que no pusieran publicidad en los medios independientes y si apoyaran a los adictos K. Utilizó en forma extorsiva la prórroga de licencias para radio y tele y el otorgamiento de algunas nuevas. A cubrir la información presidencial solo se invitaba a los medios obsecuentes y no a los consecuentes.

¿Quién utilizó a los servicios de inteligencia y la AFIP para castigar con carpetazos e inventos en operaciones de prensa a empresarios, jueces, opositores y periodistas?

¿Quién fue ese enemigo de la República y la división de poderes? Néstor. Ese fue Néstor.

¿Quién inventó las candidaturas testimoniales y fue a las elecciones parlamentarias encabezando una lista con Daniel Scioli y Sergio Massa y encima perdió? ¿Quién quebró al radicalismo, al socialismo y a la CGT con promesas que nunca cumplió? ¿Quién comenzó la cooptación de los organismos de derechos humanos y compartió las listas electorales con Carlos Menem en siete ocasiones?¿Quien fue el gobernador preferido de Domingo Cavallo? ¿Quién obligaba a Daniel Muñoz a pegarle trompada en el estómago a los funcionarios que se equivocaban?

Podría estar horas detallando las maldades que hizo Néstor Carlos Kirchner al que ahora, en comparación con Cristina, quieren disfrazar de bueno.

Pero creo que con esto alcanza. El brazo ejecutor de la mayoría de estas tropelías delictivas y antidemocráticas fue Alberto Fernández al que ahora quieren poner en el altar de la moderación y del diálogo civilizado. Sin memoria, no puede haber verdad ni justicia. Néstor tal vez fue más astuto en la construcción política y menos sectario que Cristina. Néstor no fue mejor que Cristina. Fue el fundador de una dinastía que hoy se continúa con Máximo y que tuvieron bulimia por el poder y el dinero. Y que partieron la Argentina al medio y la rociaron con el peor explosivo: el odio entre hermanos.

Fuente - Diario Clarín, selección de nota realizada por Daniel Falduti. 

1
3
25%
Satisfacción
0%
Esperanza
25%
Bronca
0%
Tristeza
25%
Incertidumbre
25%
Indiferencia

Comentarios