El bajo consumo de vegetales causa al menos 1 de cada 10 muertes cardiovasculares en el país

Surge de un informe global realizado por la Sociedad Americana de Nutrición.
domingo, 09 de junio de 2019 · 02:06

Sacás de la cartera una manzana y te preguntan si estás a dieta. Tu comida favorita es la milanesa. De vez en cuando almorzás una tarta y te sentís Cormillot. Es un hecho: los argentinos comemos pocas frutas y verduras. Muchísimas menos de las que deberíamos. Y eso afecta tanto nuestra salud, que es la causa de al menos 1 de cada 10 muertes cardiovasculares en el país.

Lo muestra un estudio de la Sociedad Americana de Nutrición (ASN) que abarcó a 113 países, incluida la Argentina, para analizar qué porcentaje de las muertes por eventos cardiovasculares se debe al bajo consumo de estos alimentos.

A nivel global, el bajo consumo de frutas provocó casi 1,8 millones de muertes cardiovasculares en 2010, mientras que la baja ingesta de vegetales causó 1 millón de muertes, según los investigadores.

Argentina está entre los peores del ranking. El informe arroja que el 9,85% de las muertes cardiovasculares ocurridas en nuestro país en 2010 fueron atribuibles a un consumo de verduras y legumbres menor al óptimo, que son 400 gramos por día, el equivalente a unas tres tazas de zanahorias crudas.

Fue un nivel similar al de Estados Unidos, India, y algunos países de Europa del Este. En la región, sólo es comparable con Bolivia y Guyana.

Respecto a las frutas, el estudio indica que el 14,8% de las muertes cardiovasculares del 2010 en Argentina fueron atribuibles a un consumo menor al óptimo, que son 300 gramos por día, el equivalente a dos manzanas pequeñas.

"Nuestros resultados muestran que la ingesta por debajo de lo óptimo de frutas y vegetales contribuye a la mortalidad por enfermedad cardiovascular significativa en Argentina, lo que demuestra una necesidad apremiante de aumentar la ingesta", dijo a Clarín la principal autora del estudio, Victoria Miller, investigadora de la Universidad de Tufts (Estados Unidos).

"En Argentina, el consumo promedio de frutas en 2010 fue de 96.7 gramos por día y el de vegetales fue 116.1 gramos por día", siguió Miller. Al igual que en el resto del mundo, las mujeres argentinas comieron más "verde" que los varones. Pero todos (ellas y ellos) estuvieron a años luz de llegar a las cantidades sugeridas.

"El consumo estuvo muy por debajo de los niveles óptimos: 300 gramos de frutas y 400 gramos de vegetales diarios", siguió Miller. Y subrayó: "En promedio, Argentina consumió menos frutas y vegetales por día en comparación con la mayoría de los países latinoamericanos".

Compra de frutas y verduras en una feria comunitaria de Buenos Aires (EFE).

Compra de frutas y verduras en una feria comunitaria de Buenos Aires (EFE).

Si esto fuera una prueba escolar, estaríamos aplazados. De los 113 países que analizaron, ocupamos el puesto 27 entre los de menor consumo de vegetales y el puesto 68 entre los que ingieren menos frutas. 

Puertas adentro, ya se viene tomando nota del problema. Los resultados recientemente difundidos de la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo -realizada en 2018- demostraron que en Argentina, sólo el 6% de la población consume la cantidad recomendada en nuestro país, que son 5 porciones diarias entre verduras y frutas de todo tipo y color.

¿Cómo se llega a ese ideal? "Dos porciones tenés en el postre del almuerzo y el postre de la cena. Si a eso le sumás un jugo de fruta o una fruta cortada en el desayuno o merienda, tendrías tres porciones. Y después, tanto en el almuerzo como en la cena, consumas lo que consumas, siempre hay que acompañarlo con un plato de verduras crudas o cocidas", dice a Clarín Viviana Corteggiano, miembro de la comisión directiva de la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (AADYND).

Ante la consulta de por qué comemos tan poco de estos alimentos fundamentales, que aportan vitaminas, minerales y fibra, Corteggiano lo atribuye a varias causas. 

"Hay lugares del país donde no tienen un fácil acceso. Hay verdulerías, pero no hay todo tipo de frutas y verduras en todos lados. Y el costo no es el mismo. No es lo mismo lo que vas a pagar acá que lo que vas a pagar en Mar del Plata o en Salta", dice la nutricionista.

"Más allá de eso, el argentino no tiene una costumbre instalada de comer tanta fruta y verdura. Es más de comer harinas y cereales. Y por ahí la verdura que come es papa y batata, que también tiene que ver con un consumo más económico. Papa tenemos que comer, pero lo ideal es variar", sigue Corteggiano. Y concluye: "Hoy en día, comprar frutas y verduras es caro. No es para todo el mundo".

Venta de verduras en el Mercado Central (Lucía Merle).

Venta de verduras en el Mercado Central (Lucía Merle).

Para ayudar al bolsillo, el gobierno porteño -a través de su programa de Estaciones Saludables- sugiere comprar alimentos de estación. "Son más baratos porque se necesita menos energía para su producción, conservación y transporte", dice en un comunicado. 

Se refiere a frutas como el limón, mandarina, manzana, naranja y pomelo, y a verduras como el apio, acelga, espinaca, brócoli, berenjena, choclo, morrón, radicheta, puerro, zapallo, zapallito y zanahoria. Si hace frío, se pueden incluir en platos calientes, como sopas, tartas y pizzas. Así que no hay excusas para sumarle salud a nuestra mesa. 

GS

Clarín 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios