El engaño del primer mes gratis: cuidado con las suscripciones que no quieres

Muchas aplicaciones comienzan a cobrar una suscripción tras el período de prueba, incluso sin que el usuario lo solicite
miércoles, 10 de julio de 2019 · 08:00

Seguro que le ha sucedido alguna vez: necesita una aplicación concreta (un lector de códigos QR, un escáner de documentos o incluso una guía para meditar), así que acude a la tienda y descarga la primera gratuita que encuentra. Total, la va a desinstalar en cuanto termine. Pues podría estar pagando una suscripción toda la vida (o, al menos, hasta que caduque su tarjeta).

Si bien la mayoría de estas apps obtienen sus ingresos gracias a la publicidad, hay otra vertiente mucho menos honesta: las pruebas gratuitas. En sí, esta práctica no supone un problema, pero en muchos casos al acceder a una de ellas en realidad el usuario está aceptando que, pasado el período, se le comience a cobrar indefinidamente una suscripción -semanal, mensual o anual- a menos que se dé de baja antes de que finalice la prueba. Y, por supuesto, no avisan antes de que ocurra.

Es como si cuando nos dan a probar un nuevo zumo en el centro comercial estuviésemos dando el consentimiento explícito para que nos metan un bote en el carro y nos lo cobren cada vez que vayamos a la compra. Y ese zumo se vende a precio de Gran Reserva.

Hay empresas que se dedican en exclusiva al desarrollo de este tipo de programas. BP Mobile, por ejemplo, tiene varias herramientas de productividad como una grabadora, un escáner o un traductor, y todas ellas cuentan con una suscripción que se activa tras una prueba de tres o siete días. La compañía cambió la descripción de una de sus aplicaciones -que aparecía entre las 100 con mayores ingresos en la App Store- después de que TechCrunch señalase esta práctica hace unos meses.

Otras firmas directamente se 'saltan' este paso e incluyen la información de pago de forma apenas visible en una pantalla en la que sí se puede ver claramente el mensaje 'Empezar' o 'Continuar'. Al pulsarlo aparece la pantalla de pago que puede pulsarse fácilmente por error, especialmente si el usuario tiene activada la opción de pagar con la huella dactilar: en muchos móviles el lector está situado en el botón de inicio que muchos pulsan para salir.

Después de una investigación de Forbes, Apple retiró algunas aplicaciones que cobraban, por ejemplo, 49,99 dólares a la semana (2.600 al año) por tonos de llamada o 89,99 dólares semanales (4.680 anuales) por un traductor para Safari. La mayoría aparecía en alguna de las listas de aplicaciones con más ingresos de la tienda de Apple.

Aunque sea de una forma más evidente, ocurre lo mismo tras las pruebas gratuitas de servicios como Netflix, HBO, Amazon Prime, PlayStation Now o Xbox Pass: es necesario introducir los datos de la tarjeta para acceder al mes, a pesar de que éste no se cobra. Eso sí, nada más terminar comenzará la suscripción normal sin que el usuario reciba aviso alguno. Una vez realizado el pago se podrá cancelar la suscripción en cualquier momento, pero el mes en curso no se reembolsará.

CÓMO EVITARLO

Apple ya ha tomado medidas contra esta práctica y la próxima versión de su sistema operativo, iOS 13, recordará a los usuarios que deben cancelar la suscripción cuando borren una app.

En cualquier caso, es posible ver las suscripciones activas en Ajustes, dentro del apartado con el nombre, en la sección iTunes Store y App Store. Una vez ahí, solo hay que pulsar en ID de Apple en la parte superior de la pantalla. También se puede hacer desde iTunes en este enlace.

Google no avisa al desinstalar las aplicaciones, pero sí tiene un apartado desde el que se pueden ver todas las suscripciones. Se puede encontrar en este enlace o en Suscripciones, dentro de Google Play (hay que pulsar las tres barras horizontales del buscador para que se despliegue el menú en el que se encuentra esta pestaña.

De todos modos, hay que tener en cuenta que aquí únicamente se ven aquellas que se hayan pagado desde Google Play (es decir, quien se haya abierto una cuenta de, por ejemplo, Netflix o Spotify desde el navegador, no los verá en este apartado).

Tanto en Android como en iOS, cancelar la suscripción no supone dejar de disfrutar el servicio durante los días que ya estén pagados, por lo que se puede hacer en cualquier momento. Es decir, conviene hacerlo nada más darse de alta si no se va a volver a utilizar el producto tras el período de prueba.

Fuente: El mundo

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios